Los orígenes de la magia

13/5/10.

La palabra «magia» deriva del sustantivo magi, que era el nombre de los sumos sacerdotes del antiguo imperio persa. En el siglo VI a.c., los magi eran conocidos por su profunda sabiduría y sus dones para la profecía. Eran seguidores del líder religioso Zoroastro, interpretaban los sueños, practicaban la astrología, y aconsejaban a los gobernantes sobre importantes asuntos de estado. Cuando el mundo griego y romano conoció a los magi, los consideró figuras tremendamente misteriosas que poseían secretos profundos y poderes sobrenaturales.

A lo largo de los siglos se han desarrollado prácticas mágicas en muchas civilizaciones, incluidas las de los antiguos persas, babilonios, egipcios, hebreos, griegos y romanos. La tradición mágica occidental tal como la conocemos hoy día le debe mucho a la convergencia e intercambio de ideas entre miembros de culturas diferentes. Tales contactos se produjeron con frecuencia creciente a partir del siglo III a.c., cuando el general griego Alejandro Magno conquistó Siria, Babilonia, Egipto y Persia, y estableció en la ciudad de Alejandría, en Egipto, el crisol intelectual del mundo antiguo.
 
El Paladín de la Reina © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |