Elfos

2/6/10.

Desde tiempo inmemorial los espíritus de la naturaleza han vivido en contacto con los hombres. Uno de los seres más antiguos de toda Europa son los elfos, los genios de la naturaleza que ya estaban presentes en la mitología escandinava. la palabraLa palabra «elfo» procede de la forma inglesa elf, que surge por evolución de eldes, «los aniguos», eufemismo con el que se nombraba a los seres de la naturaleza. Esta criatura está presente en casi todas las mitologías de la Europa del Norte, especialmente en el folclore inglés y en el escandinavo.

Siempre se ha dicho que los elfos se dividen en dos clases: los elfos de la luz y los elfos de la oscuridad, también conocidos por el nombre de drows.

Los elfos (o elfos de la luz), al igual que las hadas, pueden adoptar distintas formas y tamaños, aunque lo habitual es que se les retrate con forma humana estilizada, piel blanca, cabellos rubios y orejas puntiagudas, único rasgo por el que se distinguen físicamente de los hombres. Su carácter inestable (idealizado por Tolkien) les hacer ser en ocasiones amigables o vengativos.

En Irlanda, Escocia y Gales abundan las leyendas que nos explican el modo de vida del pueblo elfo. Algunos relatos datan de la época celta y nos sitúan a estos seres bajo las colinas, donde tienen sus reinos y sus palacios de cristal. Cada uno de estos reinos está gobernado por un rey elfo, de gran belleza y dotes para la música, que busca entre las mujeres a la más hermosa para desposarse con ella.

En Irlanda consideran que el pueblo elfo fue una de las primeras razas que habitaron sus tierras, anteriores incluso a la ocupación humana. Sin duda, elpueblo élfico más conocido son los tuatha de danann, los hermosos guerreros de tez blsnca que se hicieron con el dominio de Irlanda. En otra época, ahora ya casi olvidada, vivieron en contacto el pueblo de los hombres y el de los elfos, pero los hombres traicionaron la confianza de los otros pueblos y sucumbieron al poder del dinero. La ambición fue alejando progresivamente de la naturaleza al hombre, que comenzó a quemar los bosques para edificar y a contaminar las aguas con los residuos. Cada paso que daba el hombre hacia la civilización lo separaba aún más del resto de los pueblos, que acabaron ocultándose a los ojos de los hombres y olvidando las viejas alianzas.
 
El Paladín de la Reina © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |