La adivinación

8/4/10.

Todo el mundo quiere saber lo que le depara el futuro, de ahí que la adivinación o arte de predecir el futuro haya existido siempre, de una forma u otra, en todas las culturas de la historia.

Muchos métodos adivinatorios se crearon en la antigua Mesopotamia hace más de cuatro mil años. Allí, las artes adivinatorias eran practicadas por los sacerdotes, que estudiaban los movimientos de los astros y planetas, y examinaban las entrañas de los animales sacrificados en busca de pistas acerca del futuro del monarca y de la comunidad. Algunos adivinos buscaban información acerca de los acontecimientos futuros entrando en estados de trance y pidiendo ayuda a los espíritus. Otros observaban la naturaleza en espera de augurios.

En las antiguas Grecia y Roma había dos niveles de adivinación: adivinos profesionales y muy bien entrenados, que trabajaban para el gobierno, y adivinos corrientes, que decían la buenaventura a todo el que pudiera pagarles. De los adivinos oficiales, el más valorado en Grecia era el Oráculo de Delfos. La gente acudía con sus preguntas y recibían una contestación directamente del dios Apolo, canalizada a través de una de las sacerdotisas del templo. Los adivinos que trabajaban para el estado de Roma eran llamados augures, cuya adivinación se basaba en la observación de los pájaros. La interpretación se fundaba en muchos tipos de observaciones, como la cantidad y especie de aves y sus esquemas de vuelo, sus reclamos y cantos, la dirección del vuelo o su velocidad.

El negocio de la predicción del futuro fue floreciendo en todos los rincones del mundo antiguo. La interpretación de los sueños y la astrología eran los sistemas con mayor tradición, pero también eranpopulares la aritmomancia, el divisamiento (parecido a la bola de cristal) y la quiromancia.

Muchos antiguos sistemas de adivinación perduraron en la Edad Media, a pesar de la oposición de la Iglesia en Europa. Seguía habiendo adivinos profesionales en las ciudades más grandes, pero también había adivinos ambulantes que iban de pueblo en pueblo, y hechiceros de aldea, de los que se esperaba que vieran el pasado además del futuro. La gente corriente también podía practicar un poco de adivinación casera, que aprendían de baratos librillos ilustrados sobre quiromancia y astrología.

Siglos más tarde se añadieron dos sistemas de predicción del futuro: la cartomancia y la taseomancia. La cartomancia, adivinación mediante las cartas de la baraja, se desarrolló a partir de mediados del siglo XVII, unos ciento cincuenta años después de la primera aparición de las cartas de juego en Europa. Pronto se convirtió en el sistema más usado por los adivinos zíngaros nómadas. La taseomancia, adivinación por lectura de las hojas del té, no llegó a Europa hasta finales del siglo XVIII, aunque ya se practicaba en China desde el siglo VI aproximadamente.



 
El Paladín de la Reina © Copyright 2010 | Design By Gothic Darkness |